Posted On 1 febrero, 2023 By In Editorial With 620 Views

Editorial: febrero, duelo generacional

image_pdfimage_print

¡Duro recuerdo recordar

lo que las nubes no pueden olvidar

por el camino de la mar!

Elegía. Nicolás Guillen.

Para nosotros, compañeros con alguna antigüedad dentro los trabajos de la Casa de Todas y Todos, los meses de febrero nos llevan al pasado ya lejano de 1974, en éstas efemérides debemos recordar como un ritual de respeto y compañerismo a nuestros primeros militantes muertos en el cumplimiento de su deber.

Nepantla, el pueblito donde nació Sor Juana, fue el escenario donde se desarrolló ésta historia. El 14 de febrero de 1974, las balas impactaron la casa donde vivían nuestros compañeros, y sin previo aviso antes de la media noche, 5 habían muerto y 2 lograron salir con vida, nuestro duelo se convirtió en generacional.

Un año después, en febrero de 1975 mueren enfrentando a militares nuestros compañeros “Paz y Teodoro”, y continuó nuestro duelo generacional. Así, poco a poco, la lista fue aumentando de forma desafortunada, pero la lucha antimperialista no se terminó, ni se detendrá mientras el imperialismo siga existiendo, esto es un deber revolucionario.

A partir de 1979… se reconoce el día 14 de febrero como el día en que se honra la memoria de nuestros compañeros caídos a lo largo de los diferentes años.

En el Periódico Nepantla, Órgano de Comunicación Interna de las FLN, Año 1, No. 1 del 14 de febrero de 1979, en el artículo titulado Nepantla: Un lustro, al final en la página 2, se escribió:

“Eventualmente, podrán vencernos……….. pero no podrán ni terminar con las causas del descontento popular, ni detener la marcha de la historia.

Por ello en este mes de febrero y particularmente los días 14, rendimos homenaje, a los compañeros que, en distintas fechas y lugares, han caído cumpliendo su deber revolucionario.

1974

Cro. Salvador

Cro. Manolo

Cra. Soledad

Cro. Gabriel

Cra. Ma. Luisa

1975

Cra. Aurora

Cro. Gabriel

1977

Cro. Alfredo

Y la lista continúa…..

1980

Cra. Anita

Cro. Ismael

1983

Cro. Mario

Cra. Ruth

1994

Milicianos: Amador, Agenor, Fidelino, Adán, Arnulfo, Samuel, Salvador, Ernesto, Venancio, Horacio, Jeremías, Linares, Dionisio, Bonifacio, Feliciano, Horacio, Cayetano, Cristóbal, Chuchín, Adán, Nacho, Arturo, Juan, Heriberto, Jeremías, Germán, Jeremías, Camilo, Tito, Alvaro, Fredy, Calixto, Miguel, Hugo (Sr. “Ik”.), Eduardo y Jorge Mariano, Severiano, Sebastián Hermelindo, Moisés, Gandhi, Felipe, Ciro, Daniel, Agustín.

Subcomandante, I. Pedro

2000

Cra. Lucha

2017

Cro. Hernán

2020

Cro. Frank”

¡Compañeras y compañeros…!

¡P r e s e n t e!

También en febrero recordamos los cumpleaños de dos compañeros que nos acompañaron en los aciagos años de la represión y persecución. Se tratan de Doña Rosario Ibarra de Piedra y nuestro querido compañero Romeo, padre de nuestro primer responsable histórico y fundador de la organización el Cro. Cesar “Manuel”.  Hoy vamos a transcribir una carta que nuestro compañero Alfredo escribió desde la selva al compañero Romeo en 1976, y dice así:

“Don R….

A toda la familia ¡Salud!

Imposibilitado de hacerlo por ningún otro medio, lo saludamos con estas breves líneas, esperando que los “achaques propios de su juventud” no se hayan agudizado por ahora. Cúmplanse ya dos años de los sucesos que trajeron a nuestra Organización algunas dificultades conocidas por usted.

De las enseñanzas recibidas de César tengo muy presente la que se relaciona con la paciencia revolucionaria, la no desesperación, el criterio justo, preciso, de que nuestra Revolución, llena de sorpresas, debe aniquilar, vencer totalmente (no sólo molestarlo) al enemigo, y que para ello el carácter nacional de la Organización no debe pasarse por alto.  Desde hace años, en la vieja casona de Madero, hablábamos de eso. Poco a poco nuestros criterios se fueron reforzando por el conocimiento de las lecciones de la historia y nos llevaron a conclusiones que ahora, en la práctica revolucionaria, vemos justas.  No se requiere un gran número de militantes sino una gran calidad de ellos, es mas valioso uno de ellos que miles de pesos, no enfrentarse a los problemas económicos con criterio capitalista (hacen falta pesos) sino con el del esfuerzo propio, entendiendo que cada peso destinado a la Organización puede representar una bala, y significar un día más de combate.

No hacen falta millones de pesos, hace falta encauzar los recursos debidamente. Estos criterios, el desarrollo que les dio César parecen simples ahora, pero el haberlos descubierto antes que nadie, y considerarlos adecuados antes que la práctica demostrara su justeza, es criterio de César. La claridad de sus ideas políticas, producto de sus estudios de marxismo, y consecuencia del examen objetivo de la realidad lo conduce siempre a tomar las decisiones más acertadas.

Ninguno de los momentos apremiantes que hemos sufrido, ha sido consecuencia de sus órdenes, sino producto de inmadurez o falta de criterio de sus subordinados. La perseverancia y voluntad férreas que se ha fomentado, hacen junto a otras virtudes no menos importantes de César, el dirigente que nuestros pueblos necesitan. Le dan a sus actos y a la Revolución el carácter que requieren.  Sé que ni las mas grandes adversidades lo vencen. Por conocerlo, tengo la confianza absoluta de que se encuentra bien.

Lamento que éste saludo por sus “16 años” no vaya acompañado de mejores nuevas. Debe usted considerarse orgulloso de haber permitido con las excelencias de su educación la formación de César.

A doña B….. en diciembre la recordamos y extrañamos.

Si las condiciones son adecuadas, por favor entregue también a Lilia nuestros saludos.

Con un abrazo de “Vivir por la Patria o Morir por la Libertad.”

“Alfredo”

¡Vivir por la Patria! o ¡Morir por la Libertad!

Grupo Editorial de la Casa de Todas y Todos

image_pdfimage_print

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.