Posted On 30 noviembre, 2022 By In Editorial, Portada With 421 Views

Diciembre: final y reinicio

image_pdfimage_print

Para quienes damos a conocer la historia a través de la vida de quienes sabemos participaron en actividades para liberar a su patria de una dictadura de partido que asfixiaba toda libertad en México, finalizamos y reiniciamos un año más en estos 53 reinicios.

En el mes de diciembre recordamos en primer lugar a “Rosita”, la primera madre y compañera reclutada, en la lucha urbana, ella actuaba en apoyo de sus hijos y todos los demás jóvenes que conocía desde hacía mucho tiempo, mujeres y hombres que se habían incorporado a las filas insurgentes que eran en ese momento sólo un núcleo guerrillero, a ellos enviaba no sólo equipos y vituallas, sino también chorizos y tortillas de harina que ella elaboraba.

En ese núcleo estaba Murcia, primer compañera en la montaña. Ella inició en 1969 los trabajos en la ciudad, como responsable urbana fue enviada a la montaña en 1973. Junto a sus compañeros, expulsó en 1974 a los espías yanquis que se entrenaban en la selva en la laguna del Ocotal.

Otra compañera, fallecida en 2021 fue Camelia, la primer secretaria de enlace de la Casa de Todas y Todos en sus primeros años. Ella acudió a nuestro llamado sin ningún sueldo ni beneficio económico, siendo integrante de la sociedad civil, consciente de nuestra lucha hasta que su salud se vio minada. Falleció en diciembre de 2021. A todas ellas las recordamos con especial respeto y cariño.

Los últimos días de diciembre, siempre recordamos a nuestro compañero Gonzalo, “Teo” o “Pacha” como le decíamos con cariño fraterno. El nació el 31 de diciembre y su cumpleaños lo celebramos también como fiesta de año nuevo, fue fundador de las “Fuerzas de Liberación Nacional” en 1969 y junto a él ahora recordamos a Frank, o Pancho, que nació un 30 de diciembre, el comisario político por excelencia. Fue él quien organizó a los pueblos de la selva para que un 17 de noviembre de 1983 recibieran al primer núcleo guerrillero en sus montañas y así conformar al EZLN. Hace 2 años 5 meses que ya no está con nosotros, pero quedó su perenne ejemplo.

En homenaje a su vida y entrega a nuestra causa presentamos un video que nos proporcionaron familiares y compañeros del lugar en donde descansa, también comprtimos un artículo que él escribió para el órgano informativo Nepantla 17 del año 1982 donde narra sobre su incorporación a las filas de las FLN.

EL INCORPORAMIENTO

Por el compañero Pancho

“Cuando me incorporé en la organización, antes no me habían platicado ni me conocían ninguno de los militantes de nuestra después actual organización. Yo trabajaba en el campo con mis padres sosteniendo la familia, que con sacrificios sustentábamos diario, que no nos alcanzaba para comprar otros objetos como aparatos, etc.

Entonces veía que trabajábamos mucho y no obteníamos suficiente dinero para abastecer nuestro hogar, luego me decidí de abandonar mi familia, porque yo había pensado proseguir mi estudio de primaria, trasladándome en una ciudad, porque en un pueblo apenas había yo estudiado segundo año de primaria, porque ya como mencionaba antes, no me daba tiempo de ir a la escuela porque tenía yo que trabajar en el campo, apenas iba 2 veces a la semana, pero más o menos ya sabía, porque algunos políticos me daban algunas veces orientaciones, que no era por flojera que no teníamos dinero o comida. Pero cuando me ingresé en una escuela de la ciudad que yo estudiaría después 3º año de primaria luego al 4º. Grado, entonces cuando un compañero mío del mismo pueblo en donde vivía antes, antes ya habían platicado con un compañero de la organización que después conocería. Ese tiempo trabajaba en un restaurant, trabajaba yo de 5 am a 7 de la noche sin descansar porque tenía que sostenerme durante el ciclo escolar, no me daba tiempo de estudiar porque trabajaba de sol a sol y mi entrada de clases era a las 7:15, apenitas me daba tiempo de bañarme antes de ir a mi clase.

Entonces cuando ese compañero que le mencionaba antes me presentó con una compañera que poco después sería mi responsable, entonces conversamos, yo me sentí muy animado y satisfecho de haberme platicado sobre la lucha que queremos hacer y me explicó que un trabajo revolucionario es muy difícil aceptarlo, y hasta hoy estoy muy decidido y consciente aunque yo vean que no tengo decisión de luchar pero así es la cualidad mía, y no puedo expresar en una forma profesional sino que se ve la conciencia por medio del trabajo, por medio de hechos mi sentimiento ante la organización.

Para aceptar, además de comprender se necesita sentir la necesidad de hacerlo. Este sentimiento de necesidad difícilmente según experiencias de algunos maestros burgueses, dicen que se logra a través de un proceso intelectual.

Pero yo pienso que se logra a través de la vivencia, experiencia la confrontación con el hecho, es la que nos puede dar un mayor conocimiento global para suscitarnos.

Sin embargo, lo que estamos luchando por alcanzar es una organización de clase, para que la gente nos comprenda y además explicarles que pertenecen en una clase que es explotada, que la ideología los enajena, explicarles que se lucha por un derecho del pueblo, explicarles que los ricos es los que dominan una clase que es la clase pobre.

Mi alternativa es seguir adelante con el proceso revolucionario, aunque empezando se cometen errores pero hay que tratar de no cometer, porque empezando es cuando empezamos a aprender, es como si todavía nos ingresamos a la escuela desde el primer grado, nos cuesta mucho, pero después vamos obteniendo más conocimiento así es el proceso revolucionario.

Ya que la organización nos protege no nos debemos de desanimarnos, y nos proporciona muchas variedades de aprendizaje como son: política y militar, trabajos para disciplinarse un militante, vehículos, máquinas de imprentas etc. Es lo que la organización alcanza para proporcionarle al militante.

Es lo poco de experiencia que he adoptado en la organización, pero no es mi alternativa, mi alternativa es seguir adelante hasta caer por una bala enemiga.

¡PORQUE ES MEJOR LUCHAR DE PIE QUE VIVIR DE RODILLAS!”

FRANK, PANCHO, PILO, MANUEL (que eran los nombres que usaba)

“El que en esta tumba mora, quien por convicción luchara por la clase oprimida, campesinos y obreros, pionero y fundador  del EZLN, el que decía que la justicia no se compra, ni se pide de limosnas, si no existe, se hace…”

image_pdfimage_print

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.